> > >

In memoriam

Gérard De Bernis (1928-2010)


Pour des textes en français, allez au bas du document.

Arturo Guillén y Gregorio Vidal
Departamento de Economía
Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Iztapalapa, en México.

Un gran corazón y una mente lúcida dejaron de existir en la Nochebuena del
2010. Después de una penosa enfermedad que lo arrancó de su fructífera vida
intelectual de muchas décadas, el economista francés Gérard Destanne De
Bernis murió víctima de un ataque cardíaco inesperado.
Gérard de Bernis es sin duda, uno de los economistas franceses más
importantes del siglo XX. Alumno de Maurice Byé y de François Perroux otro
gigante del pensamiento económico francés de ese siglo -, marxista y
comunista por convicción, De Bernis fue un pensador fecundo, pero también,
en su ámbito, un hombre de acción. Estudiante universitario en Francia a
finales de los años cuarenta, fue Presidente de la Unión Nacional de
Estudiantes y director del diario estudiantil La Quinzaine. Nombrado como
Profesor Agregado a los 25 años, fue asignado a desempeñarse en Túnez, donde
participó en las luchas por la independencia de esta ex-colonia francesa, lo
que le valió ser sancionado por el gobierno francés y regresado a su país
por la fuerza.
A diferencia de muchos intelectuales franceses y de los países desarrollados
incluidos marxistas que se deleitan en el eurocentrismo, Gérard fue
siempre un tercermundista, un auténtico internacionalista. Fue asesor de
varios gobiernos africanos que accedieron a la independencia. Trabajó de
manera muy cercana con el gobierno revolucionario de Boumediene en Argelia,
en cuya estrategia económica influyó de manera importante[1]. Mantuvo lazos, entre otros, con gobiernos y sindicatos de
Vietnam, Mozambique, Congo- Brazza, Marruecos e Irak. Dio su apoyo para la
creación del centro de investigación independiente, ARCIS, en plena
dictadura de Pinochet. Fue profesor emérito de la Universidad de Grenoble y
Presidente del Instituto de Ciencias Matemáticas y Economía Aplicada
(ISMEA) de París, donde sucedió a su fundador François Perroux en 1982,
hasta que su enfermedad lo alejó de ese cargo.
Su obra es muy vasta y rica, aunque poco difundida, aún en su natal Francia.
Entre sus principales libros y artículos se encuentran, con Maurice Byé,
Relations Économiques Internationales (1987)[2], dos tomos firmados colectivamente por el Groupe de Recherche sur
la Régulation de la Économie Capitaliste (GRREC) intitulados Crise et
Régulation [3] y varios artículos en la serie Théories de la régulation en la
revista Économies et sociétés publicada por el ISMEA.[4]
En México, se publicó su único libro en español, El capitalismo
contemporáneo (1988).
El libro Relations Économiques Internacionales corresponde a la quinta
edición de un texto creado por Maurice Byé. El documento fue totalmente
reescrito por De Bernis, pero como destacó él mismo en el prefacio de la
obra, en acuerdo con la viuda de Byé, se mantuvo su nombre como un
reconocimiento a la deuda intelectual que tenía con su maestro. La edición
sumó 1336 páginas, en las que plantea el cuadro de las relaciones económicas
internacionales. Se presentan la grandes referencias teóricas y se expone la
teoría del equilibrio económico general aplicada a las relaciones económicas
internacionales. Por tanto, se discute la teoría pura del comercio
internacional y algunas de sus variantes o desarrollos y la teoría monetaria
internacional. Sólo después se procede a desarrollar una construcción
alternativa : la teoría de la regulación aplicada a las relaciones
económicas internacionales. En esta parte del texto, una vez que se han dado
las bases históricas, se propone la contribución teórica sobre las
relaciones económicas internacionales. Los conceptos centrales son
regulación, sistema productivo, crisis y estabilidad en el proceso de
acumulación.
Los dos volúmenes intitulados Crise et Regulation son el resultado de la
discusión y el trabajo colectivo de un grupo investigación creado por De
Bernis a finales de los años setenta en la Universidad de Grenoble. Los
textos que se recogen en esos dos volumes dan cuenta de resultados de la
investigación sobre temas sustanciales de la teoría ecónomica. Hay un
sistemático debate con las propuestas fundamentales de la teoría ortodoxa.
Algunos de los productos del trabajo de investigación de ese grupo se
recogen en la serie sobre la teoría de la regulación de la revista Economía
y Sociedad, publicada por el ISMEA. En el libro sobre el capitalismo
contemporáneo publicado en México incluye un texto en el que propone una
guía de lectura para comprender la regulación de la economías capitalistas
hasta el punto en que se encuentran los desarrollos teóricos sobre el tema
[6]. Otro de los capítulos es sobre la propuesta teórica de la
regulación. Discute la teoría del equilibrio económico general y propone
como hipótesis alternativa la regulación [7].
De Bernis fue uno de los fundadores de la llamada escuela francesa de la
regulación, a la cual se asocian los nombres de Michel Aglietta y Robert
Boyer. Surgida la teoría de la regulación de una lectura creativa de la
crisis de los años setenta, es uno de los aportes más originales para la
comprensión de las grandes crisis del capitalismo, junto con el
poskeynesianismo financiero y la teoría de las ondas largas.
A diferencia de Aglietta y Boyer que destacaban el papel de la creación y
adaptación de las instituciones en la regulación del capitalismo frente a
sus contradicciones, De Bernis sin desconocer la importancia de aquellas en
la evolución de largo plazo de este sistema, ponía el acento en la
contradicciones objetivas del modo de producción capitalista, y en las
formas concretas que estás asumían con su desarrollo y en cada una de sus
fases. En particular, ponía en el centro de su teorización en las dos leyes
de la ganancia estudiadas por K. Marx, que son el motor de la acumulación
capitalista, a saber : la ley de la tendencia decreciente de la tasa de
ganancia y la perecuación de la tasa de ganancia, o la tendencia a la
formación de una ganancia media. Para él y a riesgo de simplificar en
extremo en esta breve nota un pensamiento tan rico -, la regulación puede
entenderse como la articulación eficaz de estas dos leyes de la ganancia,
que aunque distintas y expuestas por Marx en forma separada en El Capital,
obedecían a un solo proceso regido por la ley de maximización de los
beneficios. Cuando la articulación de estas leyes era eficaz, es decir,
cuando las contratendencias a la baja de la tasa de ganancia y a la
formación de la ganancia media operaban de manera adecuada, el sistema,
según De Bernis, estaba regulado y la reproducción de capital fluía de
manera estable. Por el contrario, cuando la eficacia de esas
contratendencias se agotaba, la tasa media de ganancia bajaba, y se abría
una feroz competencia entre los capitalistas, lo que rompía el sistema de
reparto de la plusvalía en función de la ganancia media. En ese momento el
modo de regulación dejaba de funcionar y se desplegaba una ³gran crisis², un
proceso de duración y salida incierta, que implicaba la destrucción y
restructuración de los sistemas productivos vigentes.
Debemos a De Bernis la propuesta de que las grandes crisis,
independientemente de sus diferencias específicas, atraviesan por dos
grandes fases : una primera inflacionista y en la que predominan las
tendencias de los sistemas productivos nacionales a volcarse hacia el
exterior ; y, una segunda deflacionaria y proteccionista, donde los embates
de la crisis empujan a los estados nacionales a replegarse hacia dentro[8]
<http://bl153w.blu153.mail.live.com/mail/RteFrame.html?v=15.4.0342.1206&pf=p
f#_ftn8
> . La realidad del capitalismo de las últimas cuatro décadas valida
la riqueza de su intuición. Los años finales de los sesentas y el decenio de
los setenta son ejemplo del predominio de las tendencias a la inflación y
de la proyección hacia fuera de las economía, mientras que los ochenta con
la crisis de la deuda externa como punto de inflexión representan el
comienzo de una etapa deflacionaria distinta a la que se manifestó durante
la depresión de los años treinta que conduce a la financiarización de la
economía y su creciente inestabilidad, como lo mostraron las diferentes
crisis financieras, de alcance sistémico, de los países llamados emergentes
en los noventa, para culminar en las crisis que irrumpen en el centro
hegemónico del sistema : la crisis de los valores tecnológicos en 2000- 2001
y la actual crisis global, cuyo origen está en el sistema bancario y de
crédito de Estados Unidos, que comienza en 2007. A propósito de la crisis de
la deuda externa de 1982, escribió lo que fue, quizás, su último trabajo
académico importante, un texto brillante [9] en el que analiza el origen de la deuda externa de los países de
la periferia, su crisis ante la imposibilidad de esos países para pagarla, y
el tránsito que dicha crisis provocó hacia la globalización financiera y
hacia sistemas financieros ya no basados preferentemente en el crédito
bancario, sino en sistemas financieros bursatilizados, fundados en la
emisión de obligaciones.
A propósito de la crisis global que ahora golpea con fuerza a Europa, De
Bernis anticipó desde 1987 las dificultades por las que ahora atraviesa la
Unión Europea. Era por decirlo así, un euroescéptico. Consideraba que el
euro a diferencia de otras divisas fuertes de los países desarrollados
(dólar, libra o yen), no tenía como soporte un sistema productivo nacional y
mucho menos un Estado. La entonces Comunidad Económica Europea (C.E.E.), no
constituía un sistema productivo, sino se trataba de una integración de
sistemas productivos nacionales decidida por las empresas transnacionales y
por los gobiernos de la región. Dado su liderazgo europeo, el proceso
integrador nacía dominado por Alemania, la potencia líder de la región. Como
afirmaba Gérard :
(S) La Europa de los seis, de los nueve, de los diez (aún de los doce), no
constituye un sistema productivo. Por supuesto todos podemos describir los
aparatos productivos de los diferentes países bajo el título general de
sistema productivo europeo. Pero solamente se trata de un ejercicio formal.
No podemos reducir la expresión del sistema productivo a la yuxtaposición de
cierto número de capacidades de producción (S) La noción de sistema
productivo postula la noción de coherencia, coherencia sectorial que es
autonomía en la determinación de los ingresos, existencia de procedimientos
de ajuste entre las estructuras de producción y consumo [10].
Y en otra obra destacó cuáles eran las fuerzas que movían los resortes de la
integración :
³No hay afirmaba - firmas originarias de Europa que escojan trabajar a la
escala de la C.E.E, ni de fusiones importantes de capitales originarios de
países de de la C.E.E. (S) Los estados no tenían más razones que
eventualmente ideológicas, de transferir a Europa una parte de sus poderes.
Y puesto que se comportaban de esa manera, no había ninguna fuerza vinculada
a la realización de un sistema productivo europeo (S) La C.E.E es un
reagrupamiento de países de dimensiones y de poderes desiguales (De Bernis,
1987 : 1199).[11]
En otras palabras, las dificultades que ahora exhibe Europa con la crisis no
son nuevas, sino que revelan los problemas originales de la UE. Si no
existe, como planteaba De Bernis, un sistema productivo europeo, no puede
imperar tampoco una moneda europea digna de ese nombre. En una economía
monetaria-crediticia de producción como es el capitalismo, sistema
productivo y moneda no pueden separarse, ya que son parte de una sola
estructura. El euro es el nuevo nombre bajo el que se expresa la dominación
de los países más fuertes, comenzando por Alemania la potencia líder del
grupo
Gérard de Bernis mantuvo siempre una relación con el mundo académico de
México y de América Latina, en línea con su vocación tercermundista. Estuvo
en México por primera vez en 1977, invitado por Ángel de la Vega, quién se
desempeñaba como coordinador del posgrado de la Facultad de Economía de la
Universidad Nacional Autónoma De México (UNAM). Posteriormente, en la
primera mitad de los años ochenta, a iniciativa de Arturo Guillén, De
Bernis estuvo presente, junto con otros destacados académicos nacionales e
internacionales, en dos importantes coloquios, organizados por el Instituto
de Investigaciones Económicas de la UNAM, los que dieron nacimiento a dos
sendos libros[12]. Las contribuciones de De Bernis se centraron en la
caracterización de la crisis y su desarrollo. Posteriormente, la relación
académica de Gerard De Bernis con México se mantuvo por conducto de la
Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, producto de diversas
propuestas de Gregorio Vidal. En 1993, el ISMEA conjuntamente el
Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa
y la Facultad de Economía de la Universidad de Guadalajara (UdeG),
organizaron el Coloquio Internacional "Por una política alternativa : un
mundo con trabajo para todos", en las instalaiones de la U de G en la
Primavera, Jalisco. Nuevamente se contó con la participación de un amplio
grupo de académicos. El documento presentado por De Bernis es sin duda de
gran relevancia para el momento actual [13]. Discute el problema del trabajo para todos sin que la única vía
sea el trabajo asalariado. Considera el problema del avance tecnológico y la
necesidad de contar con programas sistemáticos de creación de empleo y
previene sobre el avance de la deflación como parte del trabajo de crisis.
En este contexto, aún en las economías desarrolladas se presentarán altos
índices de desempleo, incluso compatibles con un cierto nivel de crecimiento
económico.
Hacia la mitad de la década de los noventa y en años posteriores , gracias a
la iniciativa de Gregorio Vidal, a la sazón Director de la División de
Ciencias Sociales y Humanidades de ese nuestro actual centro académico, se
realizan diversas actividades académicas que cuentan con la participación de
Gerard de Bernis. Destaca un seminario sobre el curso de la crisis y la
situación de América Latina cuyo principal exponente fue Gerard de Bernis.
En esos años se publicó el número 38 de la Revista Iztapalapa con el tema
general de Economía y Desarrollo que incluye un texto de Gerard de Bernis
sobre las experiencias de algunos países en desarrollo a próposito de la
dupla acumulación y desarrollo durable [14]. En 1998, Gerard de Bernis recibe el premio al mejor artículo
publicado en la Revista mexicana Problemas del Desarrollo. Su texto se
intitula ¿Se puede pensar en una periodización del pensamiento económico ?
Y, como en otros materiales, se plantea discutir aspectos sustanciales de la
teoría. Afirma : la imposibilidad de la teoría de permanecer inderente ante
lo real, nos sugiere reflexionar acerca de los fundamentos reales de la
evolución de la teoría[15]. Partiendo de otras investigaciones que han demostrado que la
historia del pensamiento económico no es lineal, discute la relación entre
la alternancia de periodos de estabilidad e inestabilidad en las economías
capitalistas y la evolución del pensamiento económico. La regulación es
nuevamente un concepto central en el análisis.
Pero quizá, la herencia más importante que De Bernis deja entre nosotros,
fue su iniciativa para emprender la creación del Red Eurolatinoamericana de
Estudios del Desarrollo Celso Furtado (www.redcelsofurtado.edu.mx
). La Red Celso Furtado se establece
producto de una reunión de un amplio grupo de académicos de América Latina y
Europa en París, en febrero de 1998. Institucionalmente es fruto de la
colaboración del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM,
dirigido en ese momento por Alicia Girón, el Departamento de Economía de la
UAM-Iztapalapa y el ISMEA. En esa reunión Gerard de Bernis insistió en la
notable ausencia del estudio del desarrollo en los programas académicos de
las universidades en el mundo en desarrollo. Pero también en una creciente
carencia del tema en los países en desarrollo. Se asumía la idea de que la
globalización y el triunfo de los mercados planteaba el problema de la
asignación óptima de los recursos por este mecanismo. El desarrollo, según
esta idea había dejado de ser un tema de la economía. Todo ello constittuia
una propuesta totalmente alejada de la dinámica de la economía internacional
y de los procesos de cambio que se estaban dando en los países en
desarrollo. Los cambios recientes en la economía mundial ponian de relieve
que el desarrollo es un proyecto y su realización es materia de ciertas
fuerzas sociales. A propuesta de De Bernis, la Red tomó el nombre de Celso
Furtado, el destacado economista brasileño, con quien Gérard mantuvo una
larga amistad y relación acádemica. Ambos tenian en común haber sido alumnos
de Maurice Byé. Furtado estuvo en Francia a finales de los años cuarenta
realizando sus estudios doctorales y su trabajo de tesis fue dirigido por
Byé. Furtado estuvo presente en esa reunión y en adelante hasta su
fallecimiento, participó en el programa acádemico impulsado por la Red. Con
la Red Celso Furtado se creó un medio de intercambio académico sobre los
problemas del desarrollo entre académicos europeos y latinoamericanos que se
ha mantenido atento a los procesos de cambio que se dan en América Latina y
a la propia evolución de la crisis global.
La muerte de Gérard de Bernis es, como lo manifestó Theotonio Dos Santos al
enterarse de la noticia, una gran pérdida para el pensamiento económico
contemporáneo. De allí que lo mejor que podemos hacer quienes le conocimos
y nos nutrimos de sus enseñanzas sea, como lo propone Rolande Borrelly, la
colega más cercana de Gérard, en el mensaje en el que nos avisó de su deceso, conservar su memoria y hacer vivir su pensamiento.

México, Distrito Federal, diciembre de 2010.

[1] Véase al respecto G. de Bernis « Industries industrialisantes
et contenu d¹une politique d¹intégration régionale » en Économie Appliquée.
T. XIX, N. 3-4, Paris, 1966, ISMEA.

[2] M. Byé et G. Destanne de Bernis. Relations économiques
internationales
. Paris, 1987, Dalloz, 5a. édition.

[3]
GRREC. Crise et régulation. Recueil de textes, 1979-1983.
Grenoble, 1983, Universidad Pierre Mendes France y GRREC. Crise et
Régulation. Recueil de textes 1983-1989. Grenoble, 1991, Universidad Pierre
Mendes France.

[4] G. De Bernis. Sur quelques concepts nécessaires à la théorie
de la régulation
, Économies et Sociétés, Série Théories de la régulation,
T. XIX, n. 1, Grenoble, 1985 (janvier), ISMEA, y G. De Bernis. ³Les
contradictions des relations financières internationales dans la crise²,
Économies et Sociétés, Série Théories de la régulation, T. XX, n. 3,
Grenoble, 1988 (mayo), ISMEA.

[5] G. de Bernis. El capitalismo contemporáneo. México, 1988,
Editorial Nuestro Tiempo.

[6] G. De Bernis. Guía de lectura, en El Capitalismo
Contemporáneo, México, 1988, Editorial Nuestro Tiempo, pp. 17-80

[7] El texto lo presentó De Bernis en una primera versión en el
Instituto de Economía de la Academia de Ciencias de Hungría en enero de
1977. En 1977 se publica G. De Bernis. Régulation ou équilibre dans
l¹analyse économique
, in L’idée de régulation dans les sciences, sous la
direction de G. Gadoffre, A. Lichnerowicz et F. Perroux, Paris, 1977,
Maloine, pp. 85-101. El libro es resultado de exposiciones realizadas en el
Colegio de Francia (Collège de France).

[8] G. de Bernis. Guía de lectura en El capitalismo
contemporáneo. Ob. Cit. p. 232.

[9] G. de Bernis. « De l’urgence de abandonner la dette de
périphéries » Économies et Sociétés N. 37, Paris, 2000, ISMEA. Existe
traducción al español en Gregorio Vidal y Arturo Guillén. ³De la urgencia a
abandonar las deudas de las periferias en Repensar la teoría del desarrollo
en un contexto de globalización. Homenaje a Celso Furtado. Buenos Aires,
2007, CLACSO

[10] G. de Bernis. Guía de lectura. Ob. cit. p. 262.

[11] G. de Bernis y M. Byé. Relations Économiques Internationales
Ob cit. p. 1199.

[12] A. Aguilar, P. Boccara y G. de Bernis et al. Naturaleza de la
actual crisis
. México, 1986 y G. de Bernis, B. Fine, A. Guillén et al. La
fase actual del capitalismo
, México, 1985, Editorial Nuestro Tiempo.

[13] El texto se volvio a publicar recientemente en : G. De Bernis.
Por una política alternativa : Trabajo para todos en todas partes del
Mundo
, en Ola Financiera, Sección Clásicos, núm. 4. México, 2009, Instituto
de Investigaciones Económicas y Facultad de Economía, UNAM, pp. 191-206.

[14] G. De Bernis, Desarrollo durable y acumulación : ¿Son
concluyentes las experiencias del sur ?
, en Iztapalapa, Revista de Ciencias
Sociales y Humanidades, año 16, núm. 38, México, 1996, Universidad Autónoma
Metropolitana Iztapalapa, pp. 91-128.

[15] G. De Bernis. ¿Se puede pensar en una periodización del
pensamiento económico ?
, Revista Problemas del Desarrollo, vol. 28, núm.
110, México, 1997 (julio-septiembre), Instituto de Investigaciones
Económicas, UNAM, pp. 43-85.

Pour un in memoriam en français, voir la réponse de Bernard Gerbier à la couverture du décès d’Ecointerview.

Partager sur :

Nous joindre

Adresse civique
Centre d’études sur l’intégration et la mondialisation (CEIM)
Université du Québec à Montréal
400, rue Sainte-Catherine Est
Pavillon Hubert-Aquin, 1er étage
Bureau A-1560
Montréal (Québec) H2L 2C5 CANADA

Téléphone : 514 987-3000 poste 3910
Télécopieur : 514 987-0397
Courriel : ceim@uqam.ca

À propos

Doté d’une structure souple favorisant la recherche, l’innovation et l’échange des idées, le CEIM réunit des chercheurs de réputation internationale spécialistes de l’économie politique des processus d’intégration et de mondialisation.

Abonnez-vous au bulletin